La Eutanasia en España: Régimen Jurídico y Marco Legal

eutanasia españa legalidad

La Ley Orgánica 3/2021, de 24 de marzo, de regulación de la eutanasia (En adelante LORE) tras su aprobación en el Pleno del Congreso de los Diputados fue publicada en el BOE Nº72 de 25 de Marzo de 2021 y entró en vigor el pasado día 25 de Junio, a los 3 meses de su publicación, lo que hace que España sea uno de los 7 países del mundo donde la eutanasia es legal.

No sin antes haberse admitido a trámite por Providencia de fecha 23 de Junio del 2021 dictada por el Pleno del Tribunal Constitucional, Recurso de Inconstitucionalidad promovido por 50 Diputados del Grupo Parlamentario VOX contra dicha Ley Orgánica, así como el admitido por Providencia de fecha 16 de Septiembre de 2021 interpuesto por mas de 50 Diputados del Grupo Parlamentario POPULAR en el Congreso continuando ambos Recursos de Inconstitucionalidad su tramitación procesal.

Y haberse creado y regulado la composición de las Comisiones de Garantía y Evaluación en cada comunidad autónoma, según establece el Art. 17, que fue el único articulo que entró en vigor al día siguiente de la publicación de la LORE con la función de 1) verificar de forma previa y 2) controlar a posteriori el respeto a la ley y a los procedimientos que establece. Y que tendrá una composición de carácter multidisciplinar y deberá contar con un número mínimo de 7 miembros entre los que se incluirán personal médico, de enfermería y juristas (Y que en nuestra comunidad autónoma de Cantabria se reguló por la Orden SAN/22/21 de 21 de Junio publicada en el Boletín Oficial de Cantabria de 21 de Junio de 202) y donde también se regulaba el ejercicio a la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios directamente implicados (Siendo un derecho individual de los profesionales sanitarios a no atender aquellas demandas de actuación sanitaria regulada en esta Ley que resultan incompatibles con su propias convicciones o su histórico código deontológico médico) y la creación de un registro de estos profesionales sanitarios objetores que tendrá un carácter confidencial.

En el Preámbulo o parte expositiva de la LORE nos indica que EUTANASIA etimológicamente proveniente del griego antiguo significa “ buena muerte” o muerte apacible y se puede definir como “el acto deliberado de dar fin a la vida de una persona, producido por voluntad expresa de la propia persona y con el objeto de evitar un sufrimiento”.

Introduciendo esta Ley en nuestro ordenamiento jurídico a la Eutanasia como un nuevo derecho individual “el derecho a morir“ inseparablemente conectado con el fundamental “ derecho a vivir “ constitucionalmente protegido y la define como “ la actuación que produce la muerte de una persona de forma directa e intencionada mediante una relación causa-efecto única e inmediata, a petición informada, expresa y reiterada en el tiempo por dicha persona, y que se lleva a cabo en un contexto de sufrimiento debido a una enfermedad o padecimiento incurable que la persona experimenta como inaceptable y que no ha podido ser mitigado por otros medios”.

Por lo tanto la LORE reconoce el derecho a solicitar y recibir la prestación de ayuda para morir, incluida en la cartera común de servicios del Sistema Nacional de Salud, y por tanto de financiación pública cuando una persona plenamente capaz y libre se enfrenta una situación vital con alguno de estos dos supuestos :

1º) Padecer una enfermedad grave e incurable

2º) Sufrir un padecimiento grave, crónico e imposibilitante.

En ambos casos, causantes de un sufrimiento intolerable, que a su juicio vulnera su dignidad e integridad; por lo que el bien de la vida puede decaer en favor de los demás bienes y derechos con los que debe ser ponderado.

Quedando fuera de la definición la eutanasia pasiva (actuaciones por omisión al no aplicar tratamientos sin sentido terapéutico alguno tendentes a prolongar la vida o su interrupción en una persona que no tiene perspectivas de curación o mejora) y la eutanasia activa indirecta (uso de fármacos o medios terapéuticos en cuidados paliativos que alivian el sufrimiento físico o psíquico, aunque aceleren la muerte del paciente. Sustituyéndose una muerte dolorosa por otra no dolorosa, aunque esta se adelante en el tiempo).

La Disposición Final 1ª de la LORE modificó el Art. 143-4º del Código Penal que en su redacción originaria establecía para el que “ causare o cooperare activamente con actos necesarios y directos a la muerte de otro, por la petición expresa, seria e inequívoca de éste, en el caso de que la víctima sufriera una enfermedad grave que conduciría necesariamente a su muerte, o que produjera graves padecimientos permanentes y difíciles de soportar”. Y llevaba aparejada la Eutanasia activa :

-En el supuesto de cooperación necesaria a la pena de seis meses a dos años de prisión

– Y en el supuesto de que la cooperación llegara al punto de ejecutar la acción misma, a la pena y de un año y seis meses a tres años de prisión.

Dando una nueva redacción al Art. 143- 4 del Código Penal al referirse a la causación o cooperación con actos necesarios y directos “a la muerte de una persona que sufriera un padecimiento grave, crónico e imposibilitante o una enfermedad grave e incurable, con sufrimientos físicos o psíquicos constantes e insoportables”, es decir, se sigue castigando la misma hipótesis, con un texto mejorado, más preciso.

Y se añade a dicho Articulo 143 del Código Penal el Apartado 5 que despenaliza la Eutanasia en el que se establece que “no incurrirá en responsabilidad penal quien causare o cooperare activamente a la muerte de otra persona cumpliendo lo establecido en la ley orgánica reguladora de la eutanasia”.

Pero manteniéndose en el referido Art. 143 del Código Penal las otras hipótesis de homicidio consentido e inducción y cooperación al suicidio, e incluso la de la Eutanasia Activa que tenga lugar fuera del cauce de la nueva ley.

REQUISITOS PARA RECIBIR LA EUTANASIA

1-Ostentar la nacionalidad española o tener residencia legal en España o estancia en España con certificado de empadronamiento que acredite un tiempo de permanencia en territorio Español superior a doce meses.

2-Ser mayor de edad y ser capaz y consciente en el momento de la solicitud.

3-Disponer por escrito de información sobre el proceso médico y las diferentes alternativas y posibilidades de actuación(incluida la de acceder a cuidados paliativos integrales comprendidos en la cartera común deservicios),y prestaciones de atención a la dependencia.

4-Haber formulado dos solicitudes de forma voluntaria por escrito con una separación de al menos quince días naturales, salvo en los casos en que el medico responsable crea que la perdida de capacidad del solicitante es inminente.

5-Sufrir una enfermedad grave e incurable o un padecimiento grave, crónico e imposibilitante en los términos establecidos en esta ley, certificada por el médico responsable.

6-Prestar consentimiento informado previamente a recibir la prestación de ayuda para morir, que se incorporará a la historia clínica del paciente.

No se exigirán ni serán necesarios los requisitos 3),4) y 6) cuando el médico responsable certifique que el paciente no se encuentra en el pleno uso de sus facultades ni puede prestar su conformidad libre, voluntaria y consciente para realizar las solicitudes, siempre que el paciente sufra una «enfermedad grave e incurable» o un «padecimiento grave, crónico e imposibilitante», y haya suscrito con anterioridad un documento de instrucciones previas, testamento vital, voluntades anticipadas o documentos equivalentes, en cuyo caso, se podrá facilitar la prestación de ayuda para morir conforme a lo dispuesto en dicho documento. En el caso de que el paciente haya nombrado un representante en ese documento, este será el interlocutor válido para el médico responsable.

PROCEDIMIENTO Y CONTROLES DE AUTORIZACION DE LA EUTANASIA

Solicitud de prestación de ayuda para morir.
Deberá hacerse por un medio que deje constancia (normalmente de forma escrita), fechada y firmada, basada en una “ decisión autónoma” fundamentada en el conocimiento sobre su proceso médico después de haber sido informado adecuadamente por el equipo médico. El Art. 4 de la LORE habla de “decisión sea individual, madura, genuina, sin intromisiones o injerencias o influencias indebidas “.El solicitante podrá revocar y aplazar su solicitud en cualquier momento incorporándose su decisión a su historia clínica

Tramitación.

1) Recepción de la solicitud. En los dos días siguientes de recibir la primera petición de ayuda para morir, tras asegurarse de que el paciente cumple los requisitos, el médico responsable de la atención directa al paciente realizará con él un “proceso deliberativo” sobre su diagnóstico, las posibilidades terapéuticas, los resultados esperables y los posibles cuidados paliativos, siempre asegurándose de que el solicitante comprende toda la información.

Transcurridos quince días y una vez recibida la segunda solicitud, el médico responsable ha de retomar con el paciente el proceso deliberativo y recogerá la decisión del paciente de continuar o desistir del proceso. El facultativo, en caso de ser afirmativa, trasladará esta decisión al equipo asistencial y si lo pidiera el solicitante, a los familiares que este indicara.

2) Criterio del médico consultor. El médico responsable deberá consultar a un médico consultor. Este segundo profesional estudiará la historia clínica del paciente, le examinará y comprobará que reúne los requisitos para que le sea aplicada la eutanasia y que se dan las condiciones que le permiten acceder a la ayuda a morir. En un plazo de diez días, recogerá sus conclusiones en un informe que, en caso de ser desfavorables, podrán ser recurridas ante la Comisión de Garantía y Evaluación.

3) Comunicación a la Comisión de Garantía y Evaluación en los siguientes tres días hábiles y antes de llevar a cabo el proceso por el que se pone fin a la vida del paciente. Por el médico responsable se pondrá en conocimiento del presidente de la Comisión de Garantía y Evaluación con el fin de que realice un tercer control.

4) Control previo por dos miembros de la Comisión de Garantía y Evaluación. La verificación sobre si el solicitante cumple los requisitos la llevarán a cabo un médico y un jurista miembros de la comisión, y designados por su presidente, que tendrán acceso tanto a la documentación del procedimiento como al profesional médico, al equipo y al propio paciente para la comprobación de si efectivamente concurren los requisitos y condiciones previstos para el ejercicio del derecho a solicitar y recibir la prestación de ayuda a morir. En una semana deberán emitir un informe:

+ Si es favorable, servirá como “resolución” para realizar la eutanasia por el médico responsable.

+ Si es desfavorable, el solicitante podrá recurrir la decisión a la Comisión de Garantía y Evaluación en los quince días siguientes. Si la decisión de la Comisión de Garantía y Evaluación vuelve a ser desfavorable, esta es recurrible ante la Jurisdicción Contencioso administrativa por el cauce previsto para la protección de los derechos fundamentales capítulo I del título V de la Ley 29/1998 de la jurisdicción contencioso administrativa, Artículos 114 y s.s.

5) Si no hay acuerdo entre los dos miembros, se elevará la decisión a la Comisión de Garantía y Evaluación

REALIZACION DE LA EUTANASIA

Los Artículos 8 a 12 de la LORE contempla dos modalidades para la prestación o dos conductas eutanásicas diferentes:

1)-Autoadministración o realizada por la propia persona. Es aquella en la que es el propio paciente la persona que termina con su vida, para lo que precisa de la colaboración de un profesional sanitario competente que prescribe o suministra una sustancia, de manera que esta se la pueda auto administrar, ya sea en el propio centro sanitario o en su domicilio, para causar su propia muerte. En cuyo caso el médico responsable, así como el resto de profesionales sanitarios, mantendrá la debida tarea de observación y apoyo al paciente hasta el momento de su fallecimiento.

2)Administración por profesional sanitario, Es la denominada mas propiamente eutanasia activa cuando es el profesional sanitario el que pone fin a la vida de un paciente por medio de la administración directa y suministro al paciente de una sustancia, en cuyo caso el médico responsable, así como el resto de profesionales sanitarios, asistirán al paciente hasta el momento de su muerte.

CONSIDERACION LEGAL DE LA MUERTE

La muerte como consecuencia de la prestación de ayuda para morir tendrá la consideración legal de muerte natural todos los efectos, independientemente de la codificación realizada en la misma.

Artículo publicado por Rodrigo Alonso Mencía Abogado 4092 del Colegio de Abogados de Cantabria.

Deja un comentario

Bufete San Miguel & Abogados Santander

bufete san miguel abogados santander logo

Calle Los Escalantes
Nº5, 2º Dcha./Izda.
Santander - 39002

Abrir chat
1
¿Hablamos?
¿Quieres hablar con un abogado? Puedes enviarnos un WhatsApp sin compromiso. Cuéntanos tu problema, queremos ayudarte.